Al Capone, el Mafioso Más Famoso de la Historia

Al Capone, el Mafioso Más Famoso de la Historia

23 Abril, 2018 1 By Alex Nelson

Con solo 27 años, Alphonse Gabriel Capone logró ser uno de los mafiosos más famosos y temidos en Estados Unidos, su vida y el control que consiguió ejercer sobre la ciudad de Chicago convirtieron a Capone en una leyenda, se dedicaba a comercializar con alcohol, sexo y chantajes en la década de 1920 y parte de 1930. A continuación te mostramos algunos de los aspectos que quizá no conoces, de uno de los gánsters más conocidos de la historia.

Nacido en Nueva York en 1899 y con ascendencia italiana, Al Capone dejó el colegio con catorce años después de que fuese expulsado a raíz de una pelea con un profesor. El joven nunca volvió a estudiar y decidió unirse a dos bandas callejeras, The Brooklyn Rippers y The Forty Thieves Juniors. Entre los miembros de estas pandillas conoció a Johnny Torrio, quien en un futuro sería la persona que llevaría a Capone a Chicago.

La miseria de los suburbios de esa enorme urbe tan escasa de oportunidades fue la escuela de Capone en los asuntos del hampa. Ahí, donde rige la ley del más fuerte y hay que aprender a dominar o someterse sin replicar, recibió la herida que le dejó marcado el rostro para ser conocido años más tarde como “Scarface” o “Cara Cortada”.

Las cicatrices tienen su origen en la época en la que Capone ejercía como camarero en un establecimiento de Coney Island, Nueva York, en 1917. Uno de los clientes, Frank Gallucio, entró al local junto a su hermana Lena y Capone comenzó a sonreír a la mujer, gesto que no gustó a la hermana de Gallucio.

Galuccio decidió entonces intervenir y cuando se disponía a pedir a Capone que dejara de sonreir a su hermana, éste se inclinó sobre Lena y le dijo que tenía “un bonito culo”, comentario que desató la ira de Galuccio, que sacó una navaja de su bolsillo ocasionándole tres cortes en el lado izquierdo del rostro del gángster: en el cuello, en la mandíbula y en la mejilla. Llegada la fama, la prensa apodó a Capone ‘Al Scarface’, sobrenombre que no gustaba al neoyorquino.

Mira esto  Datos Curiosos de la Segunda Guerra Mundial

Capone trabajó para Johnny Torrio, un conocido gángster sucesor de Big Jim Colosimo, quien creó una red criminal en Chicago a finales del siglo XIX y cuyo negocio se basó en actividades como el juego, la prostitución o el crimen organizado. Torrio resultó herido en un intento de asesinato en 1925 y decidió retirarse viajando a Italia y dejando al mando de la mafia a Al Capone.

El gángster neoyorquino hacía sombra a organizaciones similares de la época, según el propio FBI, que también asegura que Al Capone era considerado como un ser “aterrador” por otras bandas de la misma ciudad. En Chicago, el suburbio de Cicero se convirtió en feudo de la organización de Capone, las mafias rivales desaparecieron y las que sobrevivieron quedaron muy debilitadas.

La Ley Seca implantada en 1920 en Estados Unidos provocó un aumento del comercio ilegal de alcohol, y uno de los principales protagonistas de este comercio fue Al Capone, que defendió su implicación en esta industria con frases que han pasado a la historia como “Todo lo que hago es cubrir una demanda pública” o “Solo soy un hombre de negocios que le da a la gente lo que quiere”.

A pesar de la prohibición, Capone tuvo inmunidad legal gracias a que proporcionó bebidas alcohólicas a la policía y a la clase política, y consiguió, a partir de la Ley Seca, controlar la producción y venta de alcohol con unos ingresos que rondaban los 100 millones de dólares estadounidenses por año.

El FBI admite que durante los años veinte “parecía que los cuerpos policiales no podían tocar” a Al Capone y asegura que a pesar de que su intención era acabar con el “imperio” del gánster, necesitaban probar que había cometido un delito federal para que el FBI pudiera actuar. Afirman que incluso los numerosos asesinatos atribuidos a Capone no eran motivo de arresto ya que este delito no era considerado entonces como federal, es decir, de ámbito nacional, sino que cada estado de Estados Unidos tenía competencia sobre él.

Mira esto  Revelado el Misterio de la Famosa Fuga de la Prisión de Alcatraz

Llegó a tener cientos de pistoleros a su servicio y 18 guardaespaldas que custodiaban su persona y sus posesiones. En los hoteles Hawthorne y Lexington tenía sus oficinas y ahí guardaba su dinero para no dar a la policía pistas sobre el monto de su riqueza. Aun así, en 1929, fue nombrado el hombre más importante del año, junto con personalidades de la importancia de Albert Einstein y Mahatma Gandhi.

“Se llega más lejos con una sonrisa y una pistola, que solamente con una sonrisa”.  Al Capone

Ese mismo año, se dejó aprender bajo el cargo de posesión de armas y estuvo en prisión por espacio de doce meses. Todo porque temía la venganza de otro mafioso, Dug Moran. Sin embargo, los días de gloria de Al Capone tuvieron fin. Sin que se diera cuenta, un investigador se infiltró entre sus hombres como espía, y en un eficiente trabajo logró reunir pruebas de ingresos ilegales y defraudación fiscal. Pese a su poder, Capone nunca se dio cuenta de la intromisión de ese hombre.

Tampoco pudo saber que era a causa de sus delaciones que, una vez iniciado el proceso en su contra, fracasaron sus intentos para asesinar al jefe del fisco y sobornar a los jurados. Sin salida, no tuvo más remedio que confesar el delito de defraudación al fisco por más de 300 millones de dólares, y fue sentenciado a purgar una pena de once años en prisión.

Celda en la que se alojó Al Capone durante su estadía en la prisión de Atlanta.

Con 33 años ingresó en una cárcel de Atlanta por evasión de impuestos y dos años después, en 1934, fue trasladado a la prisión de Alcatraz junto a otro grupo de encarcelados poco después de la apertura del centro penitenciario, convirtiéndose en uno de los primeros prisioneros de Alcatraz. Durante un examen médico en prisión le diagnosticaron sífilis y observaron síntomas de demencia.

Al Capone (izquierda) durante su traslado a la prisión de Alcatraz

En noviembre de 1939, tras siete años, seis meses y quince días, Al Capone salió de la cárcel y acudió al hospital de Baltimore donde recibió tratamiento. Una vez finalizado, se retiró a su casa de Florida junto a su mujer y dado el empeoramiento de sus facultades mentales, no volvió a Chicago ni a los negocios de la mafia. En 1946 un psiquiatra determinó que Al Capone tenía la mentalidad de un niño de 12 años y solo un año después, el 25 de enero de 1947, el gángster sufrió un derrame cerebral y una posterior neumonía que acabarían con su vida hace 70 años.

No dejes de ver también...