El Legendario Enemigo Público Número 1: John Dillinger

El Legendario Enemigo Público Número 1: John Dillinger

18 Febrero, 2018 0 By Embloga2

John Herbert Dillinger, junto con Al Capone, son dos de los íconos más sonados del siglo XX. No llegaron hasta allá precisamente por ser artistas, músicos, actores, o por ser políticos o algo así, sino por ladrones. En realidad, no es que su actividad de robar como tal, los haya catapultado a la fama. Fue el método. Fue la época. Fue, además, su atractivo físico. Y más que todo, fue el mito que la historia construyó en torno a ellos.

Dillinger nació el 22 de junio de 1903 en Indianápolis, Indiana. No se sabe mucho de su infancia. Lo que conoció el mundo de él empieza en 1924 cuando ingresó a la Marina de los Estados Unidos. Allí no encajo del todo bien, así que desertó a los pocos meses. Tan pronto dejó las filas se casó con su novia Ethel Hovious. Sin embargo, las penurias y las dificultades para conseguir trabajo hicieron que su matrimonio fracasara.

Ese fracaso fue lo que, quizás, lo llevó al camino del delito. En 1924, Ed Singleton, un delincuente menor, invitó a Dillinger a participar en el robo de un reconocido tendero de la localidad. En esa ocasión no contaron con suerte y los agarró la policía. Dillinger fue condenado a 9 años de prisión. En la cárcel destacó como parte del equipo de beisbol. También hizo algunos amigos en el ‘bajo mundo’.

Tras las rejas, Dillinger aprendió los trucos que lo ayudarían en su exitosa carrera delictiva como ladrón de Bancos. Pero cuando salió en libertad condicional en mayo de 1933 su carrera fue meteórica. De entrada organizó la fuga en masa de sus antiguos compañeros de celda, junto a los cuales, armados con ametralladoras y chalecos antibalas, empezaron a recorrer el Medio Oeste asaltando banco tras banco, con un profesionalismo que hasta sus enemigos reconocieron. Dillinger era el jefe y la suerte lo ayudó durante meses: escapó de milagro varias veces de la policía, robó bancos que parecían inexpugnables y se convirtió en uno de los más buscados por el FBI

John Dillinger

En esta ocasión, algunos de sus amigos más cercanos, Harry Pierpont, Russell Clark, Charles Makley y Harry Copeland, se disfrazaron de oficiales de policía para sacarlo. Como el sheriff no les creyó, uno de ellos sacó su arma y le disparó. Luego buscaron las llaves y liberaron a Dillinger. Ese delito hizo que sobre ellos cayera una orden de captura federal, es decir que los buscaban por todo Estados Unidos.

Mira esto  Lo que Dejó Grabado El Hombre Clave en el Asesinato de Kennedy Antes de Morir

Luego de su segunda salida de prisión, Dillinger y sus colegas continuaron con una serie de robos exitosos. Su fama iba creciendo alrededor del país. Sin embargo, fue capturado de nuevo en 1934. Y volvió a escapar: elaboró, dice la historia que con un pedazo de madera o un jabón, no se sabe, un arma falsa con la que amedrentó a los guardias. Por supuesto que siguió delinquiendo, hasta convertirse en el hombre más buscado de los Estados Unidos.

En 1934, el BOI (qué sería luego el FBI), sabía que Dillinger estaba de regreso en Chicago. Entonces planearon un operativo, no para capturarlo, porque se sabía que era muy ágil para escapar de prisión, sino para matarlo. La orden del jefe de la operación fue rotunda: disparen a matar.

John Dillinger

El 22 de Julio de ese mismo año 1934 fue asesinado en Chicago por agentes del FBI.

Ese día salía de un cine situado en Lincoln Park donde acababa de ver la película Manhattan Melodrama de W.S. Van Dyke, junto a su amiga Polly Hamilton y la proxeneta de origen rumano Ana Cumpanas, que ha pasado a la historia como La mujer de rojo y que fue quien le delató (aunque eso no le evitaría ser deportada a su país en 1936). Varios agentes le esperaban apostados y le dispararon varias veces hasta matarlo.

Se convirtió en un ícono de la cultura popular por su figura, su inteligencia, y porque siempre representó la animadversión hacía las autoridades y los ricos banqueros.

Las hazañas de Dillinger han sido llevadas al cine en muchas ocasiones. Quizá la mejor película sobre Dillinger es la que dirigió John Millius en 1973 titulada precisamente Dillinger, con Warren Oates de protagonista, en una película violenta y muy bien realizada

Mira esto  Al Capone, el Mafioso Más Famoso de la Historia

El otro Dillinger famoso es el que dirigió Max Nosseck en 1945 y con Laurence Tierney haciendo de Dilliger. Por cierto Tierney es el viejo que sale en Reservoir Dogs… Luego hay otras películas menos importantes, así como series de televisión, y otras más fantasiosas como Dillinger y Capone, de 1995 y que propone una curiosa variante: en lugar de matar a Dillinger a quien de verdad mató el FBI es a su hermano, con lo que Dillinger se propone comenzar una nueva vida, hasta que Al Capone le recluta para unirse a él…

No dejes de ver también...