¿Conoces la Religión del Monstruo del Espagueti Volador?

¿Conoces la Religión del Monstruo del Espagueti Volador?

9 Agosto, 2018 0 By Embloga2

Andan por la calle con sombrero de pirata o con un colador de pasta en la cabeza. No tienen mandamientos, sino condimentos; dicen ‘ramén’ en vez de ‘amén’ y adoran a una masa de espaguetti con albóndigas que vuela. Son los Pastafari. Una religión que en países como Holanda, Australia y Nueva Zelanda, y que ya es reconocida en latino américa en países como en Colombia, donde busca espacio para ser considerada oficialmente.

En el año 2005, un físico estadounidense llamado Bobby Henderson escribía una carta al Consejo de Educación del Estado de Kansas para solicitar que en las escuelas se enseñaran los preceptos del pastafarismo o religión del Monstruo del Espagueti Volador, que defiende que el mundo fue creado por una especie de bola gigante de espagueti con albóndigas.

No se trataba de una broma pesada, sino de una forma muy original de protestar contra la decisión de dicho Consejo de permitir la enseñanza del diseño inteligente en las escuelas de Kansas. Y es que, aunque en EEUU no se puede impartir religión en los colegios públicos, en muchos estados se enseña esta teoría, que no es más que una forma encubierta de creacionismo que niega la teoría de la evolución y defiende que el mundo fue diseñado por un ser inteligente superior a nosotros.

En su famosa carta, el fundador del pastafarismo se preguntaba por qué, al igual que se dedica tiempo en el aula a hablar del diseño inteligente, no había un espacio dedicado al Monstruo del Espagueti Volador (MEV), un ente superior que creó el mundo hace unos 5.000 años en estado de embriaguez. El MEV introdujo además algunas modificaciones en su obra para que parezca que el mundo es mucho más viejo de lo que es en realidad y poner así a prueba la fe de sus seguidores. “Nuestro Creador Tallarinesco entonces puso fósiles, escondidos bajo la superficie de la tierra, sabiendo que luego serían encontrados y que esto parecería demostrar que estas criaturas existieron hace bastante tiempo. Los huesos de dinosaurios, por ejemplo, se ubicaron tan bien y en tal número que se cree ampliamente que los dinosaurios caminaban sobre la tierra hace millones de años”, explica la web de los pastafaris en España.

Otro de los argumentos del pastafarismo se refiere a la relación entre los piratas y el calentamiento global. Henderson incluyó en su carta un desordenado gráfico en el que se mostraba una correlación perfecta entre el aumento de las temperaturas y el descenso del número de piratas en el mundo. Se trataba se otra irónica crítica a aquellos que esgrimen el argumento de que el número de catástrofes naturales ha aumentado conforme la sociedad se ha vuelto más laica y se han perdido los valores religiosos. El tema de los piratas se ha convertido en otro pilar del mundo pastafari, para ellos se trataría de seres divinos, y el día 19 de septiembre se proclamó el Día Internacional de Hablar como los Piratas.

Henderson incluyó en su carta un gráfico con una correlación entre el aumento de las temperaturas y el descenso del número de piratas en el mundo.

Esta original crítica a la expansión del creacionismo en las escuelas norteamericanas se hizo muy popular, y personas de todo el mundo se declararon fervientes devotos del Monstruo del Espagueti Volador. El pastafarismo tiene sus propios evangelios, un símbolo de la cruz con un tenedor para comer espaguetis y hasta sus propias oraciones, que siempre terminan con la palabra “Ramén” (una sopa de fideos japonesa):

Mira esto  ‘Pisner’: La Cerveza Elaborada a Base de Orina ¿Te atreverías a Probarla?

“Oh Tallarines que están en los cielos gourmets

Santificada sea tu harina

Vengan a nosotros tus nutrientes

Hágase su voluntad en la Tierra como en los platos

Danos hoy nuestras albóndigas de cada día

y perdona nuestras gulas así como nosotros perdonamos a los que no te comen.

No nos dejes caer en la tentación (de no alimentarnos de ti)

y líbranos del hambre…

Ramén”.

Otro de los símbolos que identifica a los devotos del Monstruo del Espagueti Volador es llevar un colador de pasta en la cabeza. En algunos países, como en Australia, se ha conseguido que los pastafaris puedan figurar con este singular atuendo en la fotografía del carnet de conducir. Nuevamente, no es una cuestión trivial, pues los pastafaris argumentan que se trata de una opción tan válida como el velo de las mujeres musulmanas o el hábito de las monjas católicas.

En su web en español, la Iglesia Pastafari esgrime sus argumentos y sus creencias religiosas, incluyendo un divertido apartado de preguntas y respuestas. También se actualiza con las últimas novedades en el mundo pastafari e incluye descargas de sus “textos sagrados”.

Fuente: Victoria González

No dejes de ver también...